28 de Septiembre, 2005, 19:30: VivilomilGeneral

"EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA ES EL MÁS BELLO POEMA SOBRE EL DESEO HUMANO."

   

Las culturas precolombinas merecen evidentemente ser conocidas y difundidas con mayor amplitud. Hemos observado que en algunos textos de "Historia Universal de la Humanidad" ni siquiera se mencionan. ¿Acaso consideran que el hombre americano no es un ser humano?

   Estas civilizaciones existieron miles de años antes de Cristo y se han desarrollado en distintas regiones de América. No se trata desde ya de un mero problema cronológico, si no de la enorme importancia cultural que estas civilizaciones alcanzaron y que gradualmente se nos están develando. Nos encontramos en el comienzo de este largo camino de valorización americana; con la ardua y tenaz labor de los arqueólogos, antropólogos y artistas así como de escritores, historiadores, periodistas y narradores interesados en el tema y sobre todo embanderados en su deseo de conocimiento y de verdad, llegaremos a conocer y comprender con mayor amplitud y claridad la América Precolombina.

   Las excavaciones realizadas por los arqueólogos nos llenan de asombro y nos maravillan, mostrándonos a pueblos de gran sensibilidad espiritual, artística, religiosa y humanística. Lo hasta ahora arrancado a la selva que sepultó y resguardó sus ciudades, nos muestra una faceta de la humanidad poco conocida; sus calendarios, más precisos que los de uso actual, nos dan sólo una idea somera de sus profundos conocimientos matemáticos, geométricos y de astronomía. Su arquitectura, sus obras de arte, sus cerámicas nos deslumbran y nos muestran que conocían la divina proporción.
Quizás el relato más patético y real de la América Precolombina es el de Don Bernal Díaz del Castillo, soldado acompañante del conquistador Hernán Cortés, que escribió sus memorias a los 84 años, y ocupando el cargo de Consejero Municipal en América Central. Las mismas se encuentran en un enorme manuscrito del Municipio de Guatemala -asegurado con una cadena- y su escritura es clara y prolija. Del Castillo gozaba de una memoria prodigiosa, ya que podía relatar con cuantos caballos y yeguas grávidas contaba el ejército de Hernán Cortés y recordaba con lujo de detalles los nombres y apellidos de todos los soldados, además de la historia personal de cada uno.

   Los relatos están redactados con el asombro casi onírico de una visión deslumbrante, patética y a la vez real y maravillosa de un mundo no conocido, al que los historiadores han dado en llamar Nuevo Mundo; pero América no fue ni es un nuevo mundo. El hombre americano y su tierra existieron desde el momento estelar de la creación del hombre por el Ser Supremo.

   Transcribamos lo expresado por Díaz del Castillo, lo que vio el 8 de noviembre de 1519, desde la altura de 2040 metros, en la meseta de Anahuac.

   "Cuando vimos tantas ciudades y aldeas construidas sobre el agua y otras muy grandes sobre terrenos secos, quedamos asombrados y pensamos que se trataba de algo parecido a los acontecimientos relatados en el libro de "Amadis de Gaula" a causa de las grandes torres, de las pirámides y edificaciones que surgían del agua y que estaban construidas en piedra y que vimos tantas cosas tan admirables, no sabíamos que decir, o si era verdad lo que por delante parecía, que por una parte en tierra había grandes ciudades, y en la laguna otras muchas y veíamos todo lleno de canoas, y en la calzada muchos puentes de trecho en trecho, y por delante estaba la gran ciudad de TENOCHTITLÁN, y nosotros... no llegábamos a quinientos soldados... apenas 416, entre ellos 10 marineros, 33 ballesteros, 13 mosqueteros armados con arcabuces, además de 16 caballos y unos cañones de bronce. Desde lo alto de la montaña se vislumbraba la ciudad ambicionada, los destellos eran refulgentes, se trataba de una ciudad toda de plata y tan bella como jamás pudo soñarse. Extendíase en medio de un lago inmenso cuyas orillas se enlazaban mediante calzadas maravillosamente conservadas.

   Desde lejos podían contemplarse palacios y templos solo comparables a los que las ciudades europeas pudieran mostrar como más maravilloso. La ovalada isla sobre la que se asentaba el núcleo urbano de la ciudad, unida con tierra firme por tres avenidas convergentes hacia el centro, reunía en su ámbito a una abigarrada multitud de intensa actividad, establecida en el mayor asentamiento civilizado de la América septentrional. Desde lo alto veíamos las tres calzadas que entran en Tenochtitlán... y veíamos el agua dulce que venía de CHAPULTEPEC, de que se proveía la ciudad, y en aquellas tres calzadas, los puentes que tenían hechos de trecho en trecho... y veíamos en aquella laguna tanta multitud de canoas, unas que venían con abastecimiento y otras que volvían con cargas y mercaderías a cada casa de aquella gran ciudad, y de todas las demás ciudades que estaban pobladas en el agua, de casa a casa no se pasaba sino por unos puentes levadizos, y veíamos en aquellas ciudades cúes y adoratorios a manera de admiración. Estaba protegida por diques contra las inundaciones. Una parte de los soldados que iban con nosotros llegaron a preguntarse si todo lo que veíamos no era más que un sueño".

   En este sintético, pero patético relato, el autor expresa su asombro al ver por primera vez- junto a los demás conquistadores-, un mundo ni siquiera imaginado por el hombre llegado de otro continente; Bernal Díaz del Castillo recuerda relatos de "los cuatro libros del virtuoso caballero" donde su héroe, Amadis de Gaula, hijo de Perión y Elisena, es el vencedor victorioso en la pelea con gigantes y seres monstruosos, en una serie de episodios fantásticos. El influjo extraordinario de la obra que se editó en 1406, afloró a la mente de los conquistadores, que, asombrados, atónitos, perplejos, al ver la magnificencia de la Gran Ciudad-Estado de TENOCHTITLÁN, instantáneamente invocaron los fantásticos relatos de la famosa novela; pero lo que ellos estaban viendo no era novelesco, ni utópico, ni siquiera era un sueño, si no una maravillosa realidad, una concepción del hombre de estas tierras. Y los hombres venidos del otro lado del mar se preguntaron si su vista no los engañaba, si era un sueño, una realidad, si era verdad o mentira, ilusión o locura, otro mundo, otras tierras.

   Y tuvieron que rendirse a la evidencia, eran tierras lejanas, desconocidas para ellos; asombrados e incrédulos, se encontraron con una civilización no imaginada.

   Si pudiéramos, con los ojos de la imaginación, situarnos por un instante fugaz, junto a los conquistadores, descubriendo aquellas maravillas, ni concebidas, ni soñadas, sentiríamos una profunda emoción y nos veríamos sumergidos en un sueño intenso y lleno de magia y fantasía, de cuyo horizonte surgiría resplandeciente, humilde, arrogante, estupendamente bella y grande, un fantástico Continente: AMÉRICA.

   El descubrimiento de América tuvo dos fases; la primera fue su hallazgo por el "hombre blanco", llevada a cabo por el Almirante genovés Cristóbal Colón y, la segunda, la conquista del territorio realizada por Hernán Cortés, Pizarro y Vasco de Gama, entre otros.

   La conquista se hizo masacrando parte del pueblo aborigen, matanza que lamentablemente persistió a través de los siglos; hoy en día, continúa y el "hombre blanco", en nombre de un afán de progreso, sigue quitándole tierras al habitante de América y, lo que es peor aún, sus derechos. El Continente americano es tan rico, tan potente que despierta la codicia; ahora los conquistadores de la actualidad, no buscan el oro de sus entrañas o las joyas de sus emperadores, sino el petróleo, los fabulosos productos de su tierra ubérrima. Como en los lejanos tiempos de la conquista, no se le da participación a sus verdaderos dueños.

   La conquista produjo una ruptura cultural; se le impuso al aborigen una lengua, una religión y una cultura que le eran totalmente ajenas, se lo recluyó en las llamadas "reservas" o en zonas que los conquistadores les cedían graciosamente, como una limosna. Se creó así un apartheid para los verdaderos dueños de la tierra, mientras los intrusos se apoderaban de todas sus riquezas.

   Esta aberrante actitud aún está vigente hoy en día; a quien todo le pertenece, todo se le niega, es la única raza en el mundo que se extingue. Fue y es uno de los crímenes de lesa humanidad, del hombre contra el hombre.
Los tesoros aborígenes fueron arrancados de su sitio, trasladados como trofeos de conquista y, más tarde, instalados en museos del mundo entero. Lo que nadie pudo llevarse fue al Hombre de América; en él quedó vibrando el sello de sus viejas civilizaciones, su latente poder creativo en busca de exteriorización. Quedaron también las obras de aquellas colosales culturas cubiertas por la selva, que en la medida que se van recuperando, nos muestran sus maravillas y develan su historia.

   El descubrimiento de América cambió la faz del mundo, de su cultura, de su geografía, de su historia, de su arte; fue un catalizador que promovió cambios enormes en todas las latitudes, en especial en Europa.

   Para América y para el resto del mundo, el cosmos de estas civilizaciones, el espíritu autóctono americano marcó y sigue marcando un hito brillante que perdurará en la cultura de los pueblos hasta el último instante del último americano, o sea para siempre.

21 de Septiembre, 2005, 19:41: VivilomilGeneral
Escuela de Educación Técnica N°6 "Albert Thomas" de La Plata 16/09/2003

Conmemoración del 27° aniversario de La Noche de los Lápices

Muy buenos días. Señor Director, muchas gracias por dejarnos compartir este acto, que me emociona mucho; con el orgullo de estar junto a Estela Carlotto y otras Madres, Abuelas y Familiares de desaparecidos.

Ustedes saben, chicos, que los actos escolares, en general, tienen dos significados. Algunos son de festejo, de alegría, como cuando uno recuerda la independencia de la Patria; y otros son de conmemoración, de solemnidad y de tristeza. Éste es uno de los últimos, está vinculado a la memoria.

¿Para qué recordar? Creo que tenemos que recordar porque los pueblos tienen que tener memoria de sus hechos, de sus héroes, de sus militantes y de los procesos que vivieron. Si esto quedara en el olvido, seguramente un pedazo de nuestra historia estaría callado, y entonces un pedazo de nosotros no estaría; no estaríamos completos.

Los jóvenes estudiantes secundarios que fueron, primero, secuestrados y después, desaparecidos, eran chicos como ustedes y jóvenes con espíritu militante como miles de jóvenes de esa época. ¿Por qué los mataron? Los mataron porque representaban la posibilidad de un modelo de organización distinto en nuestro país.

Los desaparecidos, los desterrados y los acallados de nuestra Argentina de esas épocas, eran los que se oponían a un modelo oligárquico, antinacional, que sólo se podía imponer por el terror. Hoy seguimos viendo hechos de terror en el mundo para imponer modelos económicos y de acumulación para unos pocos. Esos pocos no eluden ningún medio para imponer sus desmedidas apetencias y uno ha sido la muerte y, en nuestro país, las sucesivas dictaduras.

No creo que haya que recordar este hecho como aislado, de rebeldía adolescente. Hay que recordar este hecho como uno de los más salientes por la edad de los chicos, del terror que se instaló en el país contra todos los opositores a un modelo oligárquico. Por lo tanto, no fue una rebelión aislada, sino que fue un plan sistemático contra quienes querían oponerse a que este país fuese entregado, devastado y se impusiera la mayor de las desigualdades sociales. Acá hubo un plan político, un plan cultural y un plan económico social, y los jóvenes que se opusieron a eso, muchos de ellos, hoy no están con nosotros.

Es muy difícil recuperar al país después de eso. Después de eso, después de una guerra en el año 82, después que este país se desestructurara culturalmente. Los 30.000 desaparecidos son el recuerdo a los militantes, eran militantes políticos y murieron nuestros mejores cuadros. Es muy difícil reemplazar a nuestros mejores cuadros; es un esfuerzo sobrehumano para quienes tuvimos alguna vez la vergonzosa duda de por qué éramos sobrevivientes, es un esfuerzo sobrehumano reemplazar a nuestros mejores cuadros.

Y no hay que olvidar. El olvido es el triunfo de la injusticia. Nosotros tenemos que recordar para no repetir y para homenajear; y tenemos que recordar para comprender, también. Me parece que esa es la tarea.

Como decía Estela Carlotto, conocer la historia del 76 al 83 es reflexionar sobre nuestro futuro y sobre nuestro destino. Reflexionemos y discutamos en pluralismo. El único límite del debate es la defensa de la verdad y la justicia con los que no están en la defensa de la verdad y la justicia; con esos no conciliamos, con esos no debatimos.

No es bueno que el recuerdo y la memoria sirvan para el odio, para la revancha. El recuerdo y la memoria deben servir para reafirmar los valores que Claudio de Acha, María Claudia Falcone, Horacio Ungaro, Daniel Racero, María Clara Ciocchini, Francisco López Muntaner, Pablo Díaz y sus compañeros sostenían. Recordar es afirmar los valores de solidaridad, de amor al prójimo, de justicia social, de cultura para todos. No debemos recordar para odiar, debemos recordar para amar, debemos recordar para sostener la verdad y la justicia y el castigo a los culpables.

Creo que esto lo debe hacer nuestra sociedad. Las reconciliaciones injustas lo único que hacen es ahondar injusticias. Nosotros tenemos que reivindicar la Justicia, y lo tiene que hacer nuestro Parlamento derogando las leyes que impidan la justicia, y lo tenemos que hacer todos en nuestra militancia diaria.

El 16 de Septiembre es el Día del Estudiante Secundario, así lo ha establecido la realidad histórica. Ustedes, chicos, además de recordar y de conocer lo que hicieron aquellos jóvenes, lo deben continuar. También hay que tener la fuerza de la continuidad de sus luchas participando, fortaleciendo los Centros de Estudiantes, pidiendo por sus reivindicaciones, estudiando, mejorando, tratando de ser ustedes los nuevos cuadros, los nuevos militantes, los nuevos profesionales, los nuevos dirigentes que este país necesita. Y saber que esa década de horror en América Latina tiene que ser superada.

De nada vale tampoco recordar si no mantenemos intactos los proyectos, intactos los sueños. Pero que no queden dudas. Porque si hacemos un acto es para que no queden dudas que ese momento de Argentina fue un momento de terror de Estado y donde todo el aparato del Estado fue utilizado para acallar, asesinar o hacer desaparecer a quienes se oponían. Eso hay que recordarlo para defender la democracia, la convivencia, la lucha de ideas. Este país debe ser reconstituido en todas sus dimensiones.

Recordar también es mantener la memoria en la verdad. Tampoco dejemos que nos cuenten el cuento, que nos escriban la Historia; acá hay una historia de resistencia a la dictadura, de militancia política, y por eso es que fueron desaparecidos. Yo también quiero reivindicar, por lo tanto, a la militancia política.

En el Día del Estudiante Secundario, en el día del recuerdo y la memoria de los jóvenes de la Noche de los Lápices en La Plata, que fue su ciudad, el lugar donde nacieron, quiero hacer un homenaje. Pero el mejor homenaje es que ustedes, en sus aulas, sigan aprendiendo la historia argentina de los últimos años y la debatan, la profundicen; que tengan sus ideas y las defiendan con la misma convicción que las defendieron estos jóvenes.

Estos jóvenes y los 30.000 desaparecidos son el marco de nuestra moral. Cada vez que tengo que tomar una decisión o una medida, mis amigos, mis compañeros desaparecidos son el marco de mi moral, porque qué sacrificio puede ser grande para uno si hubo amigos, compañeros o hermanos que sacrificaron su vida, cuál puede ser la grandeza de nuestro sacrificio.

Los que dieron su vida son el marco de nuestra moral y no hay ninguna justificación frente a ellos que no sea hacer las cosas que ellos soñaron. A los familiares que están presentes y a la memoria de los jóvenes estudiantes secundarios desaparecidos, les doy este homenaje emocionado.

Buenos días, muchas gracias.

21 de Septiembre, 2005, 19:20: VivilomilGeneral

Mario Oporto, Director General de Cultura y Educación

Radio 10 / Programa "Cada mañana"

Conducción: Marcelo Longobardi

Marcelo Longobardi: Está claro respecto de qué pasa en la Provincia con los colegios secundarios, si hay clases o no hay clases, si hay asueto o no hay asueto. El Ministro de Educación de la Provincia es el Señor Mario Oporto. Ministro, buen día, ¿cómo le va?

Mario Oporto: Buen día, ¿cómo está, Longobardi?

Marcelo Longobardi: Bien. ¿Nos puede contar qué pasa hoy?

Mario Oporto: Hoy en la Provincia de Buenos Aires es el Día del Estudiante, como está marcado en nuestro Calendario Escolar desde principio de año, es el día de la recreación, y las escuelas están abiertas para las actividades recreativas y festivas que las escuelas hayan decidido.

Marcelo Longobardi: Entonces, no hay clases.

Mario Oporto: No, no hay clases formales. Pero las escuelas, todas las escuelas están abiertas, los chicos pueden festejar en sus escuelas. Hay muchos chicos que no tienen la posibilidad de ir hasta Palermo o hasta el Parque Pereyra Iraola, que es, en el caso de la Provincia de Buenos Aires, donde se concentran la mayoría de los pic-nics. Y entonces hemos decidido que las escuelas estén abiertas, funcionan los comedores escolares y es un día para la actividad recreativa, es el día del año para la actividad recreativa.

Marcelo Longobardi: Porque, sabe qué, es un poco confusa la información, porque fíjese que… le leo un diario de esta mañana, por ejemplo, el diario Clarín, dice que en las escuelas de la Provincia no les tomarán asistencia a los alumnos que falten, aunque están los colegios abiertos como todos los días.

Mario Oporto: Sí, porque muchísimas escuelas hacen el festejo y el día de recreación en su propia escuela, entonces nosotros hemos decidido mantener las escuelas abiertas. Y, además, porque creemos que es bueno que los chicos tengan la posibilidad de hacer la recreación, y es una buena experiencia; muchas escuelas lo organizan así. Muchos chicos que concurren a la escuela secundaria tienen 13 o 14 años y no son chicos que puedan hacer viajes largos o salir a parques o por los bosques de la zona, y entonces las escuelas están abiertas.

Marcelo Longobardi: Clases entonces no hay.

Mario Oporto: Le digo, el Día del Estudiante y el día de la recreación es una actividad más del año escolar.

Marcelo Longobardi: Bueno, clases no hay.

Mario Oporto: No, no, clases de matemática, de historia, de física, de química hoy no hay; hoy es el Día del Estudiante.

Marcelo Longobardi: Fantástico. Y el chico que no va al colegio hoy, no tiene falta…

Mario Oporto: El director puede decidir no pasarle falta a los chicos que hacen pic-nics o que salen a realizar actividades fuera de la escuela. Muchos también hacen sus actividades fuera de la escuela con sus propios docentes.

Marcelo Longobardi: Bueno, queríamos aclarar esto porque la información era un poco confusa, en el sentido de que aparentemente había colegios abiertos, o los hay, pero el chico que no va, no tenía falta, y el que sí… me pareció confuso, digamos, por eso queríamos aclararlo con usted.

Mario Oporto: Mire, esto es así, nosotros lo marcamos así desde el primer día del año en el Calendario Escolar. Para la Provincia de Buenos Aires, el Día del Estudiante es un día de recreación en las escuelas, y así lo establecimos. Y alguien me podría preguntar ¿y por qué no dieron asueto, por qué no es feriado?.

Marcelo Longobardi: Claro.

Mario Oporto: Porque cuando vimos que la experiencia indica que si es feriado el 21 de septiembre, el día de la recreación es el día anterior, entonces tenemos dos días sin actividades escolares formales. Entonces, lo que nosotros propusimos es que quien quiera hacer día de recreación o festivales y actividades culturales o divertidas en la escuela, que las hagan el propio 21 de septiembre.

Marcelo Longobardi: Muy bien.

Mario Oporto: Aparte tenemos abiertos todos los comedores escolares en el día de hoy, por supuesto.

Marcelo Longobardi: A mí me parecía que, como incentivo, hubiera estado bueno que la actividad recreativa fuera en el colegio y el que falta, falta y tiene una falta, porque si no es un incentivo para el chico que no va al colegio.

Mario Oporto: Lo que pasa es que es mucha tradición en muchas localidades y de actividades en el propio distrito, y usted también piense que nuestra Provincia abarca muchas localidades pequeñas y distritos del interior, y el Día de la Primavera es un festejo del pueblo, entonces también teníamos que contemplar esa posibilidad.

Marcelo Longobardi: Muy bien. Es Mario Oporto, el Ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires, confirmando que es virtualmente un asueto y que los colegios harán su actividad recreativa hoy, 21 de septiembre, dentro del colegio. Gracias, Ministro.

Mario Oporto: Adiós. Muchas gracias a usted, hasta luego.

14 de Septiembre, 2005, 20:11: VivilomilGeneral

Domingo Faustino Sarmiento

El 15 de febrero de 1811 nacío en la aldea de San Juan de la Frontera, Domingo Faustino Sarmiento (en realidad su verdadero nombre era Faustino Valentín de Quiroga). Su madre fue doña Paula Albarracín, mujer abnegada descripta y como cantada por Sarmiento en una bellísima página. Su padre José Clemente Sarmiento, era un ardiente patriota; sirvió en el ejército de Los Andes, a las órdenes de San Martín.Ambos formaron un hogar pobrísimo, en el que nacieron quince hijos de los cuales sobrevivieron seis. Domingo Faustino Sarmiento, un hombre de apariencias contradictorias, psicológicamente estructurado con antinomias poderosas. Fue a la misma vez tierno y terrible, pacífico y combativo, derrochador por una semana y austero el resto de su vida, extremadamente sensible y reidor estrepitoso, gran escritor esencialmente castizo que jamás tuvo idea clara de la sintaxis castellana, libertador y autoritario, tildado de loco por muchos y clamado genial por cultos y excelsos, insultado y bendecido, blanco de burlas acerbas y objeto de admiración extrema, y que en la escala de los desempeños socilaes ocupó las posiciones ínfima y máxima, como la de obrero "apir" en una mina chilena y presidente "constitucional" en la República Argentina 

Cursa la instrucción primaria en la "Escuela de la Patria" de la ciudad natal, una de las mejores del país a la sazón; por su inteligencia y contracción al estudio se lo proclama "primer ciudadano" de dicha escuela. Falla dos veces su intento de continuar sus estudios en Buenos Aires. A los 15 años, acompañando a su tío don José de Oro, funda en San Francisco del Monte (San Luis), la primer escuela entre las centenares que le deben su nacimiento. Allí concibe la idea de regenerar a la patria por la ilustración pública, idea que es como el eje y la fuerza motriz de toda su vida. Al año siguiente, de retorno en San Juan, trabaja dos años como dependiente en la tienda de una tía suya; en los ratos libres, lee infatigablemente. Toma por modelo a Franklin.

Las circunstancias le obligan a tomar partido en la política y se decide por el unitarismo. Se lanza a la guerra civil. Se distingue en varios encuentros; despues de la derrota del Pilar un militar pundonoroso lo salva de la muerte. Triunfante Facundo Quiroga, en 1831, Sarmiento emigra a Chile, donde fue maestro de escuela Putaendo; gana 13 pesos mensuales de sueldo. Instala despues un bodegón en Pocuro. Luego es dependiente de tienda en Valparaíso; con la mitad de la Onza mensual que gana costea sus estudios de inglés. Pasa más tarde a oficiar de mayordomo en las minas de Copiapó. Como su salud corre muy serio peligro vuelve en 1836 a San Juan. Allí funda una sociedad dramática y luego en 1838, junto con varios jóvenes ilustrados, La Sociedad Literaria, filial de la Asociación de Mayo. Lee durante dos años infinidad de libros. Funda un colegio de mujeres, el de Santa Rosa, y su primer periódico: El Zonda (1839). El 18-11-1840 salva milagrosamente la vida. Toma, al día siguiente, la vía del destierro, e inscribe, de paso, aquella sentencia indeleble: On ne tue point les idés, que tradujo gráficamente así: Bárbaros, la ideas no se degüellan.

En Chile despliega gran actividad y conquista altas posiciones. Se lanza a la política; apoya la observada por don Manuel Montt, su constante amigo y protector. Colabora en distintos periódicos, dirige la primer escuela normal de Sud América (1842), es nombrado, al fundarse en 1843 la Universidad de Chile, miembro del cuerpo académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades, donde auspicia la simplificación ortográfica, en parte admitida. Con Vicente FIdel Löpez crea un colegio particular, el Liceo. Durante tres años (1842-1845) dirige EL Progreso, primer diario, cronológicamente hablando, que aparece en la capital chilena. Publica varios textos escolares, cartillas y silabarios; dos millones de niños chilenos aprenden a leer por su Mëtodo de lectura gradual (1845). Desde el punto de vista literario, esa estancia de Sarmiento en Chile es la más fecunda de su existencia. Aparte de numerosos artículos periodísticos edita Mi Defensa (1843) y su trabajo sobre Aldao (1845), el cual lo alienta, en virtud del éxito obtenido, a escribir su obra capital, Facundo (1845). La novela biográfica, narraba la vida de Juan Facundo Quiroga, el aspecto físico y hábitos de la República Argentina, también atacaba el régimen de Rosas. Se trataba al pricipio de un panfleto, redactado con la habitual premura, a hondo fuego de inspiración tan urgente, que no permitió esperar ni los datos pedidos a este país. Forzado por el calor febril, como una planta excesiva, aquel libro resultó una creación extraña, que participa de la historia de la novela, de la política, del poema y del sermón. Facundo constituye todo el programa de Sarmiento. Sus ideas literarias, su propaganda política, sus planes de educador, su concepto histórico, están allí. Es aquélla nuestra gran novela política y nuestro gran estudio constitucional: una obra cíclica. El primer escritor argentino verdaderamente digno de este nombre.

Desde 1845 a 1848 viaja por Europa y los Estados UNidos, mandado por el gobierno de Chile a estudiar la organización de la enseñanza primaria. Ese viaje completa su formación mental. De vuelta al país amigo publica dos obras maestras, los Viajes por Europa, África y América y Educación Popular, ambas en 1849, la última su obra preferida. Al año siguiente ve la luz, Argirópolis, libro en el cual aboga por la concordia de los argentinos y la adopción literal de la Constitución de los Estados Unidos. A fines de ese mismo año hace conocer Recuerdos de Provincia, la mejor escrita y la más tirna de sus obras. Es el libro más sobrio y maduro, el mejor de Sarmiento literalmente hablando, son de aquella simiente. Representan con Facundo la tentativa lograda de hacer literatura argentina, que es decir patria; puesto que la patria consiste ante todo en la formación de un espíritu nacional cuya exterioridad sensible es el idioma.

Se incorpora, con el grado de teniente coronel, al ejército de Urquiza (1852). Emplea en Palermo la misma pluma que Rosas en escribir el parte de la victoria de Caseros. Disgustado con el militar entrerriano, gana su rincón chileno (junio de 1852), publica su movida y vivaz Campaña del Ejército Grande, y sostiene su célebre polémica con Alberti. De pronto, emulando con su oponente, escribe en 1853, Los comentarios de la Constitución. Rechaza la diputación que se le ofrece en el Estado de Buenos Aires, y en seguida, al Congreso de Paraná, en representacipón de Tucumán, proclamándose oprovinciano en Buenos Aires, porteño en las provincias, argentino en todas partes.

En 1885, impaciente por actuar en su patria, vuelve a Buenos Aires. Redacta El Nacional, es electo concejal (1856) y designado director de Escuelas (1856-1862) y tres veces senador (1857, 1860 y 1861). En 1860 desempeña un papel muy lucido en la Convención Reformadora de la Constitución. Ministro de GObierno bajo la gobernación de Mitre, trabaja al lado de éste, por la unidad nacional. Fracasadas la negociaciones pacíficas, y después de la batalla de Pavón, va con la expedición del general Paunero a las provincias de Cuyo. Es designado gobernador de su provincia (1862-1864). Al morir su íntimo amigo Aberastain combatió a los asesinos como gobernador de San Juan, que terminó con la vida de Peñaloza y fue amonestado por el gobierno nacional y es mandado en misión diplomática a Chile, Perú y Estados Unidos por tres años. Sin contar con partido propio es elegido Presidente de la Nación (1868-1874). Al bajar de la presidencia se le designa senador Nacional por San Juan. En 1879 desempeña efimeramente, en momentos muy difíciles, la cartera del Interior. Dirige la instrucción primaria en la Provincia de Buenos Aires (1875-1879) y en el orden nacional (1881). Publica Conflicto y armonías de las razas de América (1883), va en misión cultural a Chile en 1884; saca El Censor (1885), donde inserta después su libro sobre Francisco Javier Muñiz y Vida de Dominguito, su hijastro (Domingo Fidel Sarmiento) que murió en el transcurso de la guerra contra Paraguay iniciada en 1865. El Censor, su postrer empresa, lo colocó entre los iniciadores de la más adelantada época del periodismo argentino. Median cincuenta años de tarea entre la primera y la última de esas hojas. Tarea de fe y de esperanza. En 1861, durante la guerra con las montoneras del Chaco, sus cartas al presidente Mitre contienen siempre esta doble solicitud: armas para asegurar el orden y con él la industria y el comercio, víctimas perpetuas del saqueo gaucho; imprenta, una imprentita", según su diminutivo premioso y confidencial, para la necesaria propaganda del bien público. Y luego, el consabido rasgo jovial: "No me deje usted sin mi trompa de elefante". Se trata de una necrología llena de nobles páginas, de poética intimidad doméstica, es también un tratado de pedagogía. Y precisamente cuando mezcla estos dos elementos, tan discordes al parecer, es cuando el libro resulta más hemoso y original. Resentido seruiamente en su salud parte al Paraguay en 1887 y retorna al vecibno país por última vez al año siguiente. A pesar de la enfermedad, trabaja por la elevasción paraguaya. El 11 de sep´tiembre fallece en la Asunción. Sus restos fuerion inhu,mados en Buenos Aires, 10 días después. Ante su tumba, Carlos Pellegrini sintetizó el juicio general: "Fue el cerebro más poderoso que haya producido la América".

Sarmiento tranformó efectivamente la prensa americana. Sus artículos, que conservaban el aspecto denso y la longitud, ahora extensiva, de los desarrollos doctrinarios, se componen de hechos y de ideas. La vanilocuencia del teorismo y de la injuria ha pasado. Queda sólo el casco repleto, en el tempestuoso desarbolo del buque, arrasado por los huracanes políticos. Aquellos artículos macizos como vigas, son la andamiada de la nacionalidad futura; y en ellos aletea o canta, al pasar la genuina poesía del recuerdo y de la esperanza.  

Su literatura neológica y pintoresca, mal pergeñada también a veces, poseía algo superior al concepto rígidamente constructor de la academia: la vida, que es irregular pero fecunda. Añadía a esto el prestigio de su gran virtud comunicativa: la jovialidad, que era el reflejo dichoso de una salud moral inquebrantable. El estilo de Sarmiento introdujo el escándalo bienhechor de la risa, marchitada por el insulso epigrama purista y por la solemnidad retórica. Y tanto se adelantaba a su tiempo aquella campaña por el verbo libre del ideal, que sus frutos son todavía escasos .

Sarmiento, como muchos otros jóvenes de su partido y de su clase, había aprovechado la coyuntura; e insinuándose en el ánimo del gobernador, ciertamente accesible al orgullo local de tener en su provincia hombres tan instruidos, aquel grupo inició una serie de trabajos civilizadores. Constituyeron desde luego, bajo el nombre de Sociedad Literaria una sucursal de la Asociación de Mayo, fundada en Buenos Aires por Echeverría. Era una especie de logia romántica que aunaba los generosos amores de la literatura y de la libertad. Los jóvenes leían autores nuevos europeos, discutían sus doctrinas, amaban la libertad y argumentaban sobre bases de organización social. Así fue como el 20 de julio de 1839 aparece el semanario El Zonda, fundado por ocurrencia de Sarmiento a no dudarlo; pues fue el autor de la "constitución" de aquel instituto y lo dirigió en compañía de dos personas de su familia; así como fue el director visible del periódico; en el conflicto, hizo que todo se hechara a perder. El semanario se caracterizaba por sus ataques y grandes críticas contra Juan Manuel de Rosas. Es por eso que sólo duró seis semanas: el gobernador de Buenos Aires levantó con arbitrariedad el precio de publicación del periódico, en la única imprenta existente, o sea la oficial, ocasionando su desaparición. En su último número el semanario formuló su testamento. Pero con su fundación, nuestro personaje ha iniciado su verdadera vida, pues será periodista por toda su existencia.

Lo cierto es que desaparecido El Zonda, la sociedad reveló su verdadero carácter, conspirando de acuerdo con Brizuela, gobernador de La Rioja que se había entendido con los unitarios, contra el mismo Benavídez. Fue aquello la repercusión en San Juan, del movimiento de 1840. Benavídez descubrió la conjuración, arrestó a Sarmiento que se había quedado para cubrir con su presencia ostensible la fuga de sus compañeros, y siempre afable con él, no hizo sino desterrarlo a Chile.

Pasó los Andes, runiando su propia médula libertina y romántica, con tal urgencia de producir, que en menos de tres meses había publicado en Chile bajo seudónimo, con ocasión del aniversario de Chacabuco, un sonoro artículo patriótico que le valió el cargo de redactor en El Mercurio de Valparaíso, órgano de aquella publicidad, y dos meses después el de fundador y director de El Nacional, primer periódico de Santiago. Cincuenta escasos días le bastan para poner en movimiento y dominar la prensa trasandina.

" Un sabio error de nuestra constitución, ha puesto la prensa fuera de la jurisdicción federal. No tiene juez competente, aún para sus delitos". Con esto Sarmiento se refiere a que según la constitución federal, no existe aquí el delito de imprenta. O en términos filosóficos: la libertad del pensamiento jamás puede constituir delito, lo único que se castiga es el delito común, cometido por medio de la prensa. Esto equivale, sencillamente, a inaugurar una nueva civilización, puesto que es lo contrario de la antigua. La nación debe al liberalismo porteño esta garantía histórica. La libertad ilimitada del pensamiento, es el signo carácterístico de la dignidad humana.

Pero la desea también mesurada para que sea provechosa. "Sólo Sarmiento, añade, ha trabajado en vano para imprimirle un poco de mesura".

Hasta 1845, actúa en Chile como educador, periodista y literato, sin que sus grandes labores lo induzcan a interrumpir por un instante su campaña contra la tiranía.

Siendo presidente, los ministros le piden que no escriba, porque exacerba las pasiones. Y acata la indicación.

"Es preciso ser honrado el que habla, y las demás virtudes le vienen por añadidura, si tiene dilatable el corazón".

De aquel estilo fragmentario proviene su característica más saliente como autor de libros. Es el escritor de los trozos más selectos. Imposible encontrar en su inmenza obra una pieza completa. Esta peculiaridad, unida a su vocación de novelista, que no puede satisfacer porque necesita todas las letras para la gran obra de hacer país, determina su predilección biográfica. Las "vidas"constituyen una especialidad de su literatura. "Gusto, dice, de la biografía. Es la tela más adecuada para estampar las buenas ideas".

De aquel estilo fragmentario proviene su característica más saliente como autor de libros. Es el escritor de los trozos más selectos. Imposible encontrar en su inmenza obra una pieza completa. Esta peculiaridad, unida a su vocación de novelista, que no puede satisfacer porque necesita todas las letras para la gran obra de hacer país, determina su predilección biográfica. Las "vidas"constituyen una especialidad de su literatura. "Gusto, dice, de la biografía. Es la tela más adecuada para estampar las buenas ideas".

La falta de proporción, constituye el defecto cerrespondiente. La urgencia es digresiva por necesidad, y ahí está la falla de esas páginas. Hay veces que una digresión, con frecuencia destinada a lapidar un insignificante, ocupa dos terceras partes del trozo.

Su positivismo da con frecuencia en excesos materialistas, apenas atenuados por el interés novelesco, siempre poderoso en él. Por esto atribuía gran importancia civilizadora a la lectura de novelas. "Las novelas han educado a la mayoría de las naciones".

El exceso de positivismo torna a veces antipática y estéril su prosa, convertida en charla de cura laico, o en lección de economía doméstica. Sus carillas aprovechadas hasta el fin, sin ningún margen eexpresan quizá aquella tendencia.

Cuando se mantiene en las regiones superiores de la moral práctica, que es la organización positiva de la bondad, su pensamiento está lleno de nobleza. "Toda la historia de los progresos humanos, es la simple imitación del genio". Sin duda, su vida entera ratifica esta verdad.

Su originalidad proviene en gran parte de su improvisación de periodista. Es de ocurrencias más que de expresión, excepto cuando describe el medio natal que la lleva de por sí. Inicia los temas sin meditación previa, y por esto mismo es inesperado. "Mis ideas se arrastran al comenzar el escrito, que no adquiere vigor sino a medida que avanza, como aquellos generales a quienes la batalla misma ilumina".

La imaginación creadora que levanta palacios con una sola piedra, cuya vinculación trascendental en la estética confiere el dominio de elementos dispares o contradictorios para cualquier otro, constituyen en él, el don inventivo. Siete años después de haber descrito la pampa en el Facundo, viene recién a verla con sus propios ojos. Y la descripción es fidelísima. Alguna vez ha llegado a escribir dormido.

Sus numerosas traducciones de libros útiles, desde el texto escolar a la biografía predilecta, robustecen su concepto de la literatura: órganos de civilización más que de recreo. Aquellos actos de humildad, en escritor tan personal y fecundo, son pruebas de alta abnegación patriótica. De ahí provino su idea de la convención latinoamericana para la traducción de obras, que lo llevó en 1884, enviado por Julio Argentino Roca como plenipotenciario intelectual. De cualquier modo, a partir de 1880, tras la elección presidencial de Roca, Sarmiento se fue alejando de la política para incrementar su labor literaria.

La gala literaria, resultante de un temperamento nativo del escritor, le viene al correr de la pluma. Por esto es siempre fragmentaria y comúnmente de tosco engarce. El positivismo es también su calidad dominante, y de aquí la escasez de metáforas. El periodista debe decir las cosas directamente, interesando a su lector con el valor constitutivo de las mismas. Esto excluye también el sistema filosófico y literario. Las ideas, tanto como la literatura del periodista, dependen de la impresión de su día. Son fugaces por naturaleza, como la hoja en que las edita. Su lógica es la de los acontecimientos, no la de las ideas.

31 de Agosto, 2005, 20:08: VivilomilGeneral

1) ¿Cuándo y dónde nació San Martín?

José de San Martín nació el 25 de Febrero de 1778 en el pueblo de "Nuestra Señora de los Tres Reyes Magos de Yapeyú" situada en la costa del río Uruguay, en la provincia de Corrientes a casi 780 kilómetros de Buenos Aires.

2) ¿Cómo estaba compuesta su familia?

Su papá, don Juan de San Martín y Gómez había nacido en la Villa de Cervatos de la Cueza, en Castilla la Vieja y era capitán del ejército español. En 1767 llegó al país doña Gregoria Matorras que venía de Paredes de Nava, un pueblo cercano a Cervatos donde conoció a Juan. Se casaron en la catedral de Buenos Aires. Don Juan no pudo estar presente y fue representado por un amigo, el capitán de dragones Juan Francisco de Somalo. El matrimonio tuvo cinco hijos: María Elena, Manuel Tadeo, Juan Fermín Rafael., Justo Rufino y el menor de la familia, José Francisco de San Martín.

3) ¿Cómo era Yapeyú?

Yapeyú fue fundada por los jesuitas en febrero de 1627. Con los años se convirtió en el más importante centro ganadero del Río de la Plata, donde se fabricaban los mejores zapatos de la zona que se exportaban a Chile y Perú. Se producía yerba mate, se fabricaban barcos y funcionaba una importante escuela de música. A partir de la expulsión de los jesuitas en 1767, la actividad económica decayó notablemente pero Yapeyú siguió siendo una ciudad importante dentro de la estrategia española para estas tierras

4) ¿Porqué la familia San Martín se traslada a España?

En diciembre de 1783, Juan de San Martín solicita y obtiene un permiso para regresar a España. La familia se instala primero en Madrid y luego en Málaga, en la calle de Pozos Dulces. Allí José cursa sus estudios primarios en la escuela de Temporalidades cercana a su casa y el 21 de julio de 1789, a los 11 años se incorpora como cadete en el Regimiento de Murcia.

5) ¿Cómo fueron las primeras batallas de San Martín?

A poco de ingresar al regimiento participa en numerosos combates en España y en el Norte de África. Entre 1793 y 1795 durante la guerra entre España y Francia, el joven San Martín se destacó en muchos combates como los de Orán, Pirineos y Rosellón. Fue ascendido a Teniente Coronel y condecorado con la medalla de oro por su heroica actuación en la batalla de Bailén el 19 de julio de 1808

6) ¿Por qué decide regresar al país?

San Martín no olvidada sus orígenes criollos y quiso incorporarse a la lucha por la independencia americana. Un año después de producida la revolución de Mayo, pidió el retiro del ejército español y se embarcó hacia Londres el 14 de septiembre de 1811. San Martín estuvo cuatro meses en Londres. Allí entró en contacto con grupos revolucionarios como la "Gran Hermandad Americana", una logia fundada por Francisco de Miranda, un patriota venezolano que se proponía liberar América con la ayuda financiera de los ingleses. Se relacionó también con políticos vinculados al gobierno británico, como James Duff y Sir Charles Stuart, quienes le hacen conocer el plan Maitland. En enero de 1812 San Martín se embarca en la fragata inglesa "George Canning" rumbo a Buenos Aires.

7) ¿En qué consistía el Plan Maitland?

Thomas Maitland era un general escocés que en 1800 escribió un "Plan para capturar Buenos Aires y Chile y luego emancipar Perú y Quito". Allí proponía ganar el control de Buenos Aires, tomar posiciones en Mendoza, coordinar acciones con un ejército en Chile, cruzar los Andes, derrotar a los españoles y controlar Chile, continuar por mar hacia el Perú y liberarlo. Todo parece indicar que San Martín conoció el plan durante su estadía en Londres en 1811 y, años más tarde, lo tendrá muy en cuenta para desarrollar su estrategia libertadora.

8) ¿Cómo era la situación política en Buenos Aires a la llegada de San Martín?

Gobernaba el Primer Triunvirato integrado por Feliciano Chiclana, Manuel de Sarratea y Juan José Paso. Pero el verdadero poder estaba en manos del secretario de gobierno, Bernardino Rivadavia, que venía desarrollando una política muy centralista sin atender los reclamos del interior, cada vez más perjudicado por la política económica de Buenos Aires que fomentaba el libre comercio y mantenía un manejo exclusivo del puerto y las rentas de la aduana. Además, el Triunvirato, por temor a enemistarse con Gran Bretaña (aliada de España), frenaba el proceso independentista y hasta había sancionado a Belgrano por enarbolar la bandera

9) ¿Cómo es recibido? ¿Qué misión se le encomienda?

Es recibido en Buenos Aires por el Triunvirato que le respeta su grado militar de teniente coronel y le encarga la creación de un regimiento para custodiar las costas del Paraná frente al peligro de los ataques de los españoles provenientes de Montevideo. En nuevo regimiento se llamará de "Granaderos a Caballo" y se instalará en el Retiro.

10) ¿Con qué sectores se contacta San Martín al llegar?

A poco de llegar, San Martín entró en contacto con los grupos opositores al triunvirato, encabezados por la Sociedad Patriótica fundada por Bernardo de Monteagudo, y creó, junto a su compañero de viaje, Carlos de Alvear, la Logia Lautaro una sociedad secreta cuyos objetivos principales eran la Independencia y la Constitución Republicana.

11) ¿Cuál fue la primera intervención política de San Martín en Buenos Aires?

San Martín y sus compañeros se decidieron a actuar y el 8 octubre de 1812 marcharon con sus tropas, incluidos los granaderos, hacia la Plaza de la Victoria (actual plaza de mayo) y exigieron la renuncia de los triunviros, porque como dijo San Martín": ...no siempre están las tropas para sostener gobiernos tiránicos.". Fue designado un segundo triunvirato afín a la Logia y a la Sociedad Patriótica integrado por Juan José Paso, Nicolás Rodríguez Peña y Antonio Álvarez Jonte.

12) ¿San Martín hablaba con acento español?

Don José había pasado la mayor parte de su vida en España,paricularmente en el Sur y por tanto tenía un claro acento andaluz. Así lo cuentan quienes lo conocieron que tambien recuerdan que tocaba muy bien la guitarra y entoba "cantes" típicos de aquellas zona de España.

13) ¿Cuándo y con quien se casó?

Don José se hacía tiempo también para la diversión y poco a poco fue tenido en cuenta en las selectas listas de invitados de las tertulias porteñas. La más famosa y agradable, según cuentan, era la de Don Antonio Escalada y su esposa Tomasa, en la que sus hijas, Remedios y Nieves, no perdían de vista a ningún nuevo visitante. Por allí pasó Don José y parece que fue amor a primera vista "Esa mujer me ha mirado para toda la vida", le diría en una carta a su amigo Mariano Necochea. Se casaron el 12 de septiembre de 1812 en la Catedral, después de una firme pero breve oposición de la familia Escalada.

Él tenía 34 años y ella 15.

14) ¿Cuál fue la primera y única batalla que libró San Martín en territorio argentino?

A principios de 1813 los granaderos de San Martín ya están listos para emprender su primera misión: defender las costas del Paraná atacadas por los españoles que buscaban por esta vía aliviar el bloqueo al puerto de Montevideo, sitiada por Rondeau. Los españoles robaban ganado y atacaban los poblados de la costa.

San Martín siguió el movimiento de la escuadra por tierra y se instaló en el convento de San Carlos, posta de San Lorenzo. Allí los esperó hasta que el 3 de febrero de 1813 unos 300 españoles desembarcaron. San Martín ordenó un ataque envolvente y los españoles fueron empujados hacia el río.

15) ¿Cuándo y dónde planeó el cruce de los Andes?

En 1814 se le encomendó el mando del ejército del Norte en reemplazo del General Belgrano. San Martín aceptó el cargo pero hizo saber a las autoridades que sería inútil insistir por la vía del Alto Perú y que se retiraría a Córdoba para reponerse de los dolores causados por su úlcera estomacal y terminar de delinear las bases de su nueva estrategia militar consistente en cruzar la cordillera, liberar a Chile y de allí marchar por barco para tomar el bastión realista de Lima. Repuesto parcialmente de sus males, pero con el plan terminado y aprobado, logró ser nombrado gobernador de Cuyo

16) ¿Qué medidas tomó San Martín como gobernador de Cuyo?

En Mendoza comenzó los preparativos para su ambicioso plan sin descuidar las tareas de gobierno. Fomentó la educación, la agricultura y la industria. San Martín dio un gran impulso a la industria vitivinícola en Mendoza y San Juan importando nuevas cepas y trayendo al país a expertos europeos para mejorar la calidad de los vinos y licores cuyanos. Creó un sistema impositivo igualitario cuidando que pagaran más los que más tenían.

17) ¿Cuándo y donde nació su hija?

Mercedes Tomasa de San Martín nació en Mendoza el 24 de agosto de 1816. Por ese motivo en Mendoza el día del padre se celebra en esa fecha. Mercedes dejó de ver a su padre cuando tenía 4 meses, cuando emprende el cruce de los Andes y se traslada con su madre a Buenos Aires a casa de sus abuelos. Merceditas recién volverá a ver a su padre siete años después.

18) ¿Qué participación tuvo San Martín en el Congreso de Tucumán?

San Martín no estuvo presente en las sesiones del Congreso, pero siguió su desarrollo muy de cerca a través del diputado por Cuyo Godoy Cruz y apoyó la propuesta de Belgrano de coronar a un rey Inca como soberano de estas provincias. Preocupado por la demora en la declaración de la Independencia le escribió a Godoy Cruz pidiéndole que transmita su inquietud y que "es cosa bien ridícula" que tengamos bandera, himno y escarapela pero que no seamos independientes.

19) ¿Cómo se financió el ejército de los Andes?

Se ha dicho muchas veces que fue gracias a las joyas donadas por las damas de la alta sociedad mendocina. Esto no fue así. El total de lo obtenido por las joyas que ya no usaban las damas ricas de Mendoza fueron 216 pesos, lo que apenas alcanzaba por aquel entonces para comprar unas 50 mulas. El ejército pudo armarse gracias al sacrificio del pueblo cuyano que donó ropas, ollas, mulas, armas, alimentos y hasta sus sueldos para poder formar el ejército libertador.

20) ¿Cuánto tardaron San Martín y sus hombres en cruzar los Andes?

El ejército de los Andes partió de Mendoza el 12 de enero de 1817 y llegó a Chile el 5 de febrero. A lo largo de esos 25 días, 5.400 hombres, atravesaron las montañas más altas de América con una temperatura que oscilaba entre los 30 grados durante el día y 10 bajo cero durante la noche. Durante muchos tramos San Martín debió ser trasladado en camilla debido a los terribles dolores provocados por la úlcera

21) ¿Cómo se concreta la libertad de Chile?

A poco de cruzar los Andes, el 12 de febrero de 1817, las fuerzas patriotas derrotan a los españoles en la cuesta de Chacabuco. La excelente táctica militar aplicada por san Martín permitió que sus tropas sólo sufrieran 12 muertos y 120 heridos, mientras que las bajas españolas llegaron a 500 muertos y 600 prisioneros. El triunfo de Chacabuco aseguró la independencia de Chile que sería consolidada un año después, el 5 de abril de 1818 tras el definitivo triunfo de Maipú.

22) ¿Qué apoyos recibe San Martín para la expedición al Perú?

Pocos días después de Maipú, San Martín volvió a cruzar la cordillera rumbo a Buenos Aires para solicitar ayuda al gobierno del Directorio para la última etapa de su campaña libertadora: el ataque marítimo contra el bastión realista de Lima. Obtiene la promesa de una ayuda de 500.000 pesos para su plan limeño de los que sólo llegarán efectivamente 300.000. San Martín regresó a Chile, donde obtuvo la ayuda financiera del gobierno y armó una escuadra que quedará al mando del marino escocés Lord Cochrane.

23) ¿A qué se llamó la genial desobediencia de San Martín?

Cuando se disponía a iniciar la campaña recibe la orden del directorio de marchar hacia el Litoral con su ejército para combatir a los federales de Santa Fe y Entre Ríos. San Martín se niega declarando: "el general San Martín jamás desenvainará su espada para combatir a sus paisanos", desobedece e inicia la travesía hacia el Perú.

24) ¿Cómo fue la campaña del Perú?

El 20 de agosto de 1820 partió desde el puerto chileno de Valparaíso la expedición libertadora. La escuadra estaba formada por 24 buques y conducía a unos 4.800 soldados. El 12 de septiembre la flota fondeó frente al puerto peruano de Pisco. Allí el ejército se proveyó de víveres y aumentó sus efectivos con los pobladores locales, entre ellos muchos esclavos, que se sumaban voluntariamente al ejército libertador. Una división al mando del General Arenales se dirigió hacia el interior del Perú con el objetivo de sublevar a la población y obtuvo la importante victoria de Pasco el 6 de diciembre de 1820. Por su parte San Martín ordenó bloquear el puerto Lima. Así, el virrey De la Serna se vio acosado por todos los flancos y debió rendirse el 10 de Julio de 1821, ese día entró victorioso el general San Martín a la capital virreinal.

25) ¿Cómo fue la relación entre San Martín y Cochrane?

La enemistad entre el marino escocés Thomas Cochrane y San Martín comenzó a gestarse apenas zarparon de Valparaíso rumbo a Lima. Cochrane estaba molesto por tener que obedecer las órdenes de San Martín y generó numerosas situaciones conflictivas durante el viaje. Tras la toma de Lima, argumentando que se le adeudaban varios meses de sueldo, a fines de 1821 tomó varias embarcaciones de la flota y huyó hacia Chile, debilitando notablemente la defensa del puerto del Callao.

26) ¿Cómo fue la actuación de San Martín en el Perú?

El 28 de Julio de 1821 San Martín declaró la independencia del Perú y le fue otorgado el título de Protector del Perú, con plena autoridad civil y militar. San Martín abolió la esclavitud y los servicios personales (mita y yanaconazgo), garantizó la libertad de imprenta y de culto, creó escuelas y la biblioteca pública de Lima. Debió enfrentar graves dificultades financieras, lo que creó entre la población un creciente descontento. Pese a las dificultades San Martín pudo controlar la situación y lograr la rendición de los realistas del Sur y del Centro del Perú.

27) ¿Qué pasó en la entrevista de Guayaquil?

Mientras San Martín llevaba adelante su campaña desde el Sur el patriota venezolano Simón Bolívar, lo venía haciendo desde el Norte. Finalmente los dos libertadores deciden reunirse. La famosa entrevista de Guayaquil (Ecuador) se realizó entre los días 26 y 27 de Julio de 1822. Había entre ellos diferencias políticas y militares. Mientras San Martín era partidario de que cada pueblo liberado decidiera con libertad su futuro, Bolívar estaba interesado en controlar personalmente la evolución políticas de las nuevas repúblicas. El otro tema polémico fue quien conduciría el nuevo ejército libertador que resultaría de la unión de las tropas comandadas por ambos. San Martín propuso que lo dirigiera Bolívar pero éste dijo que nunca podría tener a un general de la calidad y capacidad de San Martín como subordinado. El general argentino tomó entonces una drástica decisión: retirarse de todos sus cargos, dejarle sus tropas a Bolívar y regresar a su país.

28) ¿Qué hizo San Martín tras la entrevista?

Tras la entrevista de Guayaquil San Martín regresó a Lima y renunció a su cargo de Protector del Perú y partió rumbo a Chile donde permaneció hasta enero de 1823. Cruzó por última vez los Andes y estuvo unos días en Mendoza desde donde pidió autorización para entrar en Buenos Aires y poder ver a su esposa que estaba gravemente enferma. Rivadavia, ministro de gobierno del gobernador Martín Rodríguez le niega el permiso argumentando que no estaban dadas las condiciones de seguridad para que San Martín entre a la ciudad. En realidad Rivadavia, que siempre le había negado cualquier tipo de ayuda a San Martín, temía que el general entrase en contacto con los federales del Litoral

29) ¿Por qué decide partir hacia Europa?

El gobernador de Santa Fe, Estanislao López le envía una carta advirtiéndole que el gobierno de Buenos Aires esperaba la llegada del general para someterlo a un juicio por haber desobedecido las órdenes de reprimir a los federales. San Martín le agradece a López su advertencia pero le dice que no quiere más derramamiento de sangre. . Ante el agravamiento de la salud de Remedios, San Martín decidió viajar igual a Buenos Aires pero lamentablemente llegó tarde, su esposa ya había muerto sin que él pudiera compartir al menos sus últimos momentos. Difamado y amenazado por el gobierno unitario, San Martín decide abandonar el país en compañía de su pequeña hija Mercedes rumbo a Europa. Tras pasar brevemente por Londres, San Martín y su hijita se instalan en Bruselas. En 1824 pasan a París para que Mercedes complete sus estudios.

30) ¿Por qué no regresó más a su país?

San Martín seguía interesado e inquieto por la situación de su país. En febrero de 1829, decide regresar al país frente a la guerra con Brasil. Pero cuando llega al puerto de Buenos Aires. Se entera del derrocamiento del gobernador Dorrego y de su trágico fusilamiento a manos de los unitarios de Lavalle. Decide no desembarcar. Muchos oficiales, tanto unitarios como federales, le envían cartas a su barco y lo van a visitar con la intención de que se haga cargo del poder. San Martín se niega porque piensa que tome el partido que tome tendrá que derramar sangre argentina y no está dispuesto a esto. Triste y decepcionado decide regresar a Europa.

31) ¿Cómo fue su relación con Rosas?

En 1838, durante el gobierno de Rosas, los franceses bloquearon el puerto de Buenos Aires. Inmediatamente José de San Martín le escribió a Don Juan Manuel ofreciéndole sus servicios militares. Rosas agradeció el gesto y le contestó que podían ser tan útiles como sus servicios militares las gestiones diplomáticas que pudiera realizar ante los gobiernos de Francia e Inglaterra. Al enterarse del bravo combate de la vuelta de Obligado, el 20 de Noviembre de 1845, cuando los criollos enfrentaron corajudamente a la escuadra anglo-francesa, San Martín volvió a escribir a Rosas y a expresarle sus respetos y felicitaciones. Quizás por este hecho el general dispuso en su testamento que el sable que lo acompaño en todas sus campañas sea entregado a Don Juan Manuel de Rosas, por la satisfacción que tuvo "como argentino, por la firmeza con que aquel general sostuvo el honor de la república contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla."

32) ¿Cómo fueron sus últimos años?

San Martín atravesaba en Europa una difícil situación económica. Del gobierno argentino no podía esperar nada y ni el Perú ni Chile le pagaban regularmente los sueldos que le correspondían como general retirado. Vivía de la escasa renta que le producía el alquiler de una casa en Buenos Aires y de la ayuda de algunos amigos como el banquero Alejandro Aguado que lo ayudó para poder comprar su casa de Grand Bourg. San Martín para ese entonces estaba muy enfermo. Sufría asma, reuma y úlceras y estaba casi ciego. Su estado de salud se fue agravando hasta que falleció el 17 de agosto de 1850.

Fuente: www.elhistoriador.com.ar